Índice


Índice:    I   II   III   IV   V   VI   VII   VIII   IX   X   XI   XII   XIII   XIV   XV   XVI   XVII   XVIII   XIX   XX  

Nº III

Esto no tiene fin

- Oye, como os vengo oyendo hablar este rato aquí en la trasera del autocar, y están siempre saliendo cosas de Dinero, a lo mejor os puedo preguntar una cosa, a ver qué me decís. [Los chavales se quedan callados; no saben qué pasa.] ¿Vale? Bueno, como no decís nada, os pregunto. A ver si me ayudáis, porque le estoy dando vueltas a qué pasaría si no hubiera Dinero. [Murmullos]. ¿Qué creéis que pasaría si no hubiera Dinero? [Salta el escándalo; se atropellan por hablar]

- Chico 1: Pues que nadie haría nada.

- Chico 2: Yo estaría todo el día tumbao en el sillón.

- Chico 3: (Es periodista o algo así.)

- Chico 4: ¡A ver quién iba a ir a trabajar!

- Chico 1: Sin Dinero no habría nada. ¿Tú te ibas a ir a meter a una alcantarilla... te ibas a meter en una zanja, a trabajar con el pico para hacer una casa, si no hubiera Dinero? Nadie haría nada. ¿O tú sí ibas a ponerte con un pico?

- Pero si no hacen falta los picos; ahora hacen los aujeros las máquinas...

- Chico 1: Bueno, pues con una máquina: ¿si no hay Dinero ibas a ir a trabajar para hacer una casa?

- Es que ahora que hay Dinero tampoco voy a hacer casas.

- Chico 1: La gente va a trabajar por Dinero, si no, no iría nadie.

- A lo mejor trabajar no se diría. Pero por ejemplo si alguien es quesero, es que hace quesos: ¿Por qué no los iba a hacer?

- Chico 3: Sí, hace quesos para venderlos y sacar Dinero.

- Bueno, hace quesos porque los quesos se comen y están ricos. Parece que ésa es la razón de verdad.

- Chico 1: Los haría para comérselos él. Cada uno trabaja para sí mismo. Si no sacas nada, no vas a estar trabajando para otro. Mira éste: son panaderos. A ver si iban a hacer pan si no se lo pagan!

- Chico 2, el panadero: No sé, a lo mejor yo sí lo hacía igual...

- Chico 1: ¡Venga ya! ¿Y de dónde iba a haber la harina y todo?

- Bueno, la pregunta es sólo que no haya Dinero, no que no haya harina.

- Chico 3: Ya,  pero ¿quién iba a llevar la harina si no le pagas?

- Pues quien la lleve ahora, o como fuera. No haría falta pagarle, porque si no hay Dinero, ya no hay que preocuparse de eso.

- Chico 1: Eso es imposible; si no se gana nada, nadie haría nada.

- Hombre, si es algo útil, no veo por qué no.

- Chico 3: [con risas] Si es útil, lo haces pa ti o para un amigo... [serio de repente] No: hay que ayudar; hay que ser solidario.

-Entonces ¿veis o no problemas sin que haya Dinero?

- Chico 1: Si quitas el Dinero, habría mucha violencia. Sería como una guerra...

[El autocar va en silencio. Es como los de hace años: sin cristales oscuros; sin música. La lluvia gruesa y la noche siguen y siguen.]

- Chico 3: [con más risas] Si no hay Dinero y me encuentro un euro por la calle, me convierto en millonario; en el rey...

- Chico 1: Habría mucha violencia. Eso sí, le podrías dar de hostias a quien quisieras, ¡como no habría multas!, por lo menos te desahogas... [Se van bajando por los pueblos aquí uno, aquí dos o tres. No se ve dónde. Mientras se va hablando sin ni un momento de aburrimiento, bailotean de trasfondo un revoltijo de recuerdos de cunetas, plazas, cigüeñas, nombres: Morales, Peleas, Corrales, Cubo del vino...]

- Chico 1: ¡Y no habría tele!

- Bueno, si sólo es eso. ¿Para qué se quiere? Yo no tengo.

- Chico 1: ¿Que no tienes tele? ¿Y qué haces?... Eso sí que hoy día no puede ser. Sería un aburrimiento. Es imposible.

- ¿Por qué aburrimiento? Coges y te vas por ahí; no te tienes que quedar en casa.

- Chico 1: Sí ¿y si llueve como hoy? ¿Adónde vas?

- Pues adonde sea. Te llevas paraguas. Menudo problema. A los bares...

- Chico 3: Sí... si en los bares también hay tele.

- Es verdad, son plaga. Se puede decir que la quiten.

- Chico 1: Ya, pero cuando estás en el bar, mientras hablas con un amigo: vale. Pero ¿cuando te quedas callao? ¿Adónde miras? Y en casa, igual... ¿Tú vives solo?

- No, ahora vivo con vosotros...

- Chico 1: No. Pero en tu casa... Yo vivo con mis padres, y no es que nos llevemos muy bien. Si no hay tele, ¿qué decimos?... [Dos de los chicos bajan; uno diciendo "A ver si me encuentro un euro".]

- El panaderillo: Yo vivo solo. Bueno, tenemos una casa muy grande, y cada uno con su habitación: es como si viviera solo. Con tele, internet (que es fundamental) y el móvil... [El otro chico se va con una mochila y baja. El panadero, que aún le queda camino, se adelanta dos filas y se sienta al lado del hombre. Va en silencio; ya no mira el teléfono. Llega su pueblo.]

- El panaderillo: Bueno...

- El hombre: Salud...

 

[El chico desaparece. Queda el hombre, solo. Solo, si no fuera por el viento y la lluvia, que le dan en la cara al echarse a la noche,  y que se van mezclando con las palabras que aún resuenan, por Salamanca alante.]

 

(Trascrito del recuerdo por Pablo.

 Salamanca, febrero del 2013.)

2 comentarios:

  1. se nota que es fresco y verdadero no inventado o elucubraciones; los chicos a mi entender no defienden el dinero, lo ven como inevitable y fatal. Así y todo encuentro más "sano" esta manera de entender la pasta que tener que soportar las alabanzas del trabajo como algo bueno. ¡eso sí que da asco!, trabajar por dinero también, lo lleva dentro, cumple con la ley de Dios, pero es menos mentiroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El decir que el Dinero es inevitable es defenderlo. Y es lo que tenemos grabado a fuego; y es lo normal que la gente diga en seguida, porque para eso nos tienen tan bien informados. Pero lo importante es que salga esa defensa por la boca, para quizás poder rebatirla. Si no sale (si no se habla o si se habla de lo que nos cuentan para entretenernos), no hay forma de atacarla: rige como si fuera lo "natural" y cualquier intento de rebelión no vale para nada. Sin hablar (y se puede más de lo que parece!) no hay nada que hacer.

      Pablo.

      PD: y el comentario al que contesto no ha salido publicado automáticamente, pues no sé por qué. El chisme este lo ha metido en algo que llama "Spam" y lo he visto ahora.

      Eliminar